Comer y divagar

Ya sé que sería mejor hacerla pero amasar pasta para dos que la van a comer de vez en cuando es poco estimulante, además de que tengo poca energía para dedicarla a la cocina -o a cualquier otra cosa que no sea escribir, que no me cansa-, y no tengo la maquinita de troquelar pastas, por lo mismo, de modo que ayer o antier que fui al súper compré pasta fresca, un espagueti muy delgado, casi como el fideo cabellos de ángel. Lo de menos es cocerla los dos o tres minutos que requiere porque mientras hierve el agua para echarla, pelo y pico un diente gordo de ajo y un buen de perejil; pongo en una cazuela aparte el aceite de oliva a calentar, echo el ajo y apago la lumbre; conforme se va enfriando el aceite se cuece el ajo sin alcanzar a dorarse y entonces aplico el perejil y la sal y un chorro grande de aceite; lo vierto en una fuente sobre la pasta escurrida; enseguida le revuelvo unas cucharadas de caviar (venden unos frasquitos muy económicos de huevas de otros peces que si no son tan famosos como el esturión, la verdad es que no desmerecen y se prestan para muchos aderezos) y encima de cada plato, al servir, queso seco rallado; el resultado es un buen plato de pasta que hace la base de una comida sabrosa y abundante.

A mí lo de abundante confieso que no me hace tanta gracia porque lo cierto es que como relativamente poco; nunca he tenido apetito voraz sino selecto y curioso; como un poco de esto, un poco de aquello y quedo satisfecho; lo que sí es que disfruto mucho la comida. Por cierto hoy desperté pensando en una cazuela de chicharrón guisado y me di cuenta de que tenía charquitos en la boca. Me acordé de uno en salsa verde que me gustaba pedir en los desayunos del hotel Virrey de Mendoza, cuando iba a Guadalajara; me acordé del chicharrón que me hacía Irma en los desayunos de mi casa en México y además de los charcos empecé a chapalear en la nostalgia,

chapalear.
(Voz onomat.).
1. intr. chapotear (sonar el agua batida por las manos o los pies).
2. intr. chacolotear.

esta entrada del Diccionario de la RAE se debe a que acudo a él siempre que tengo dudas sobre el significado o el origen de alguna palabra; lo normal, pues; y pensé que a lo mejor chapalear venía de Chapala, del hecho de caminar por sus orillas fangosas y extensiones de poca profundidad, pero la Academia dice que es onomatopéyica y no hace ninguna alusión a nuestro mar interior (o lo que queda de él). No, hay que preguntarle a nuestra Academia, a Pepe Moreno de Alba, porque luego aquí hacen cada barbaridad con el idioma que qué te tomas. Pero me distraje, perdón; decía que desperté con una profunda nostalgia de chicharrón guisado. Aquí hay chicharrón, por supuesto, todo lo que tenga que ver con el cerdo proviene de España; se llama cortezas y es exactamente lo mismo, aunque es igual pero distinto, aquí lo hacen completamente seco y desgrasado; porque esos chicharrones esponjosos grasositos, o los que tienen un trasunto de carne cortada en la cuadrícula que evita que se frunza al crecer en la manteca... No; hoy de plano tengo la baba suelta.

El poema de hoy no necesita aclaración cual ninguna, ni cartabón de instrucciones, ni manual de procedimientos, se explica todo por sí mismo. Sólo un dato casuístico: es la misma chiquita con la que comparto la pasta y otras delicias.

MI NOVIA

Mi novia es una
chiquita altiva
con algo de ave
y mucho de presumida,

¡ay qué bonita!

Escúchalo:


11 comentarios:

elvira dijo...

Ale.
de nuevo entro a tu blog y me contagias tu apetitosobre sobre "comer y divagar", el poema sobre tu novia es tan màs clara que el agua saludos.
Elvira Trujillo.

Alfredo dijo...

Con esto de que se te puede ya escuchar leyendo tus poemas, dentro de poco te veremos ya instalado en un "podcast" para el gozo de todos los que nos encantan tus charlas...deberías planteartelo.

Por lo pronto me encanta ir descubriendo las sorpresas que Milagros y tu nos van poniendo en tu espacio virtual.

Cariños a ambos.

alejandro aura dijo...

Pues en un chico rato, Alfredo, podrás oírme de viva voz. Verás, verás. O más bien: oirás, oirás...

alejandro aura dijo...

A ver, Alfredo, ayúdame a dilucidar este desmadre que percibo en los dos mensajes anteriores: tu comentario está fechado el 18 de abril a las 12:09 AM y mi respuesta lo está el mismo día pero a las 09:13 AM. Es decir, tres horas antes. ¡No marchen! Cómo que te contesté antes de que tú escribieras. ¡Ni que fuera pinche brujo!

Alfredo dijo...

Da la casualidad mi querido Alejandro, que según la configuración horaria que tiene Blogger, que para él las 00:09 minutos del día 18 de abril son las 12:09 A.M.
Si estuvieramos hablando de las 12:09 del mediodía las etiquetaría como las 12:09 P.M.
Aunque no dudo de que entre tus múltiples habilidades tengas algunas dotes de brujo, en este caso más bien es un defecto de la programación del servicio de blogs en donde el tuyo está alojado.
Espero haber contribuído a dilucidar el enigma cronológico.
Un abrazo.

Paty Ordóñez dijo...

Mi queridísimo Alejandro:
Escribo a la carrera porque estoy en la oficina y no es bien visto aquí que una se ponga a chacotear (aunque sea en el ciberespacio), en fin. Déjame que te lime cuenteño, que ayer vi tu receta y como casualmente los martes voy a nadar, me dije que nada mejor para despues del ejercicio que una bonita pasta... Mmmm... aunque no cocino ni la mitad de bien que tu, tengo algunitas aptitudes y me quedó ex-qui-ci-to...
¡Ya sé!... voy a cerrar la puerta, a invitar unos compañeritos de oficina y vamos a hacer como que estamos trabajando en algo importantísimo que requiere una reunión... y nos ponemos a oír tus poemas...
Un abrazo y un beso...
Paty Ordóñez.

alejandro aura dijo...

Bravo Paty, así comienzan todas las revoluciones; conspiremos a favor de la poesía, que el mundo será así cada día mejor.

Anónimo dijo...

¡Ayyy de mi!... ¿Por qué todos en el blog tienen su bonita foto y yo no?... ¿cómo le hago? ¿a quién le pregunto? ¿dónde me apunto? ¿¿¿ ... ???
Paty Ordóñez

Anónimo dijo...

yo

Anónimo dijo...

Mi querido Alejandro, además de deleitarnos con tus poemas y ahora cn tu voz, nos compartes tus tan cariñosas recetas. Besos y salud
Rocío

jesus-munarriz dijo...

Querido Alejandro, soy muy malo como corresponsal, porque siempre ando liado y falto de tiempo, pero de vez en cuando me asomo a tu blog y de la prosa al poema, del poema a la receta y de la receta al comentario, paso un rato estupendo.
Lo que no he podido es escucharte; algo debe de faltar en mi sistema. Pero me lo imagino lo mismo.
Un gran abrazo, Jesús